lunes, 15 de junio de 2009

La impredecibilidad de las Renovables


La impredecibilidad de las Renovables es ya un antiguo bulo que corre por los foros energéticos y que esgrimen los sesudos analistas económicos y energéticos para disuadir a la población de apoyar a las energías renovables, en concreto, la eólica, de ser adoptadas generalizadamente.

Razonamiento desactualizado:
La meteorología cambiante fuerza a que el régimen de vientos sea también cambiante y no se pueda predecir con certeza qué cantidad de energía se puede generar.

Razonamiento actualizado:
Con la tecnología actual de predicción basada en computación metereológica, se puede predecir el régimen de vientos en cualquier punto de la geografía española con un alto grado de probabilidad con tres días de antelación aproximadamente.

Teniendo en cuenta que la producción de la energía eléctrica se subasta cada día en función de la demanda, también extrapolada, los productores eólicos saben con muchísima aproximación qué cantidad de energía pueden volcar a la red al día siguiente, en menos de 24h, con una predicción de vientos muy exacta.

Tres factores además juegan a favor de éste modelo

a) Sobredimensionar un poco los campos eólicos ayuda a tener siempre producción de reserva, por si hiciera falta.

b) La electrónica de control que actualmente forma parte de estos proyectos, ayuda a poner en marcha o detener generadores eólicos bajo demanda en tiempo real, para ajustarse a la demanda real. Otras tecnologías de generación no son tan flexibles.

c) La existencia de múltiples aerogeneradores en distintas localizaciones del territorio ayuda a tener incluso más probabilidades de tener generación eólica, siendo que se produce una multigenración estadística y que siempre hay un mínimo de generación eólica asegurado en cualquier dia del año.

Podéis comprobar que siempre hay un mínimo de generación eólica en cualquier día del año en la propia web de REE.

Posibles mejoras a este modelo, que nos llevarían a un autoabastecimiento regulado, podrían ser:

A/ Desvío del excedente de producción eléctrica eólico para bombeo en centrales hidráulicas, para que de esta manera se recupere la electricidad y se inyecte bajo demanda cuando se necesite.

B/ Sistemas híbridos fotovoltaicos y eólicos, que compensarían la falta de producción de una fuente con la otra.

C/ Red de distribución y consumo inteligente, para minimizar las pérdidas por transporte y enrutar la energía allá donde se vaya a necesitar.

En definitiva, jugando un poco con la estadística meteorológica, las redes de control de los campos de generación, la distribución inteligente de la energía generada, la predicción de la demanda, sistemas de rebombeo hidráulico y un poco de sobredimensionamiento del sistema de genración, -y porqué no, una red de centrales de backup Nucleares y/o de Ciclo combinado- se puede alcanzar prácticamente el autoabastecimiento con renovables.

Puede que cueste, pero no es una quimera ni una utopía. Son matemáticas.

Las centrales telefónicas se han diseñado siempre así, con ese principio, en base a la estadística y a jugar con el hecho que no todo el mundo va a a querer llamar a la vez, y que no todo el mundo va a necesitar conectarse con el resto de abonados a la vez, por lo cual no es necesario cablear todos los teléfonos con todos.

Esto es igual, pero tomando el problema de diseño del sistema con los parámetros adecuados.

Otro bulo: Importamos energía de las Nucleares de Francia. La realidad: ya exportamos más energía de la que importamos, gracias a las renovables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada