lunes, 13 de diciembre de 2010

Controladores Aéreos y el idiota Útil


Durante los últimos días, he asistido perplejo a todos los acontecimentos que, desde el viernes, se vienen dando en torno a los problemas creados por (o sobre) los controladores aéreos.

Maniobras de toda clase y clasificación se han venido dando desde diferentes estamenos del estado, siendo las declaraciones más polémicas, siempre, las del ministro de fomento Don José Blanco (Pepiño es un término más de amigotes y yo, desde luego, no lo soy).

Todas estas maniobras me han recordado algo que ley hace tiempo, sobre un término que se usa para definir a ciertas personas que son utilizadas para actuar en cumplimiento de situaciones que desconocen efectivamente: el "idiota útil". El tono utilizado al definir a un “idiota útil” sugiere que este último es en realidad un ignorante de las motivaciones ocultas de quienes se aprovechan de él, a tal punto que termina involuntariamente por favorecer el avance de una causa (usualmente política) adversa a sí mismo o a sus propias creencias, la que obviamente no apoyaría si estuviese mejor informado o analizase más a fondo esos hechos subyacentes.

Los pasos para crear un idiota útil son los siguientes:

1- Márcale ideas sencillas que a primera vista parezcan justas, sin importarte que, en el fondo, no lo sean. Hay que repetirlas, repetirlas y así hasta el cansancio.
Por ejemplo: Hay que quitar todos los privilegios exagerados a los controladores aéreos.

2- Invéntate un enemigo poderoso que amenace la existencia de todos a los que quieras manipular. Llámese capitalísmo, globalización o un Estado opresor de tus viejas y “justas” costumbres.
Y añado yo: llamese controladores aéreos.

3- Reduce todo a una cosa fácil y digerible. No dejes pensar demasiado.
Por ejemplo: Los controladores tienen mucho dinero y solo quieren más, por trabajar menos. Y están dispuestos a joderte tus vacaciones para ellos ganar más de la barbaridad que ya ganan.

4- Haz que tu idea parezca reveladora, como si le hubieras dado la vuelta a la lógica de una forma inteligente. Así tus idiotas pensarán que son muy listos y superiores a la masa ignorante.
¿Realmente debo añadir algo?

5- Contrata actores, actrices, cantantes y todo aquel que sea capaz de subirse a un escenario de forma sugerente que exalte ese corazón, verdadero motor de los idiotas útiles, con estas ideas que he marcado en el punto uno. Paga bien a esos cantantes, actores y actrices prometiéndoles contratos. En el fondo los cantantes, actores y actrices no son tan idiotas como para hacerlo gratis.
En este caso parece que no ha echo falta.... ¿o si los han tenido?

6- Entristece a tus idiotas constantemente. Deben estar amargados. Pero a la vez dales alegrías cuando tú aparezcas como si tú fueras la solución a sus problemas.
Por ejemplo: cierra el espacio aéreo y acusa a los controladores aéreos. Después declara el estado de alarma (da igual si es innecesario e inconstitucional. Eso ya se resolverá) y aparece como un salvapatrias.

7- Tu superioridad moral se basa en que no la tienes. Demuestra que estás por encima de la moralidad porque TÚ estás dando soluciones a los mismos problemas que les planteas en el punto uno. Al fin y al cabo los idiotas necesitan un líder.
Por ejemplo: Declara el estado de Alerta. O militariza a unos profesionales civiles. ¿Que es ilegal? ¿Y eso a quien le importa?

8- Echa la culpa de todo lo que ocurra a tus enemigos. No te pares porque de lo contrario tus idiotas dejarán de adularte. Los idiotas adulan al que tiene poder, riqueza y lo ostenta.
Ummmm.... ¿habeis visto cualquier intervención de algún integrante del gobierno estos días? Pues eso.

9- Si un idiota se te rebela porque se ha dado cuenta de que lo es no seas piadoso con él. Margínalo si hace falta diciendo que es un enemigo para tu pueblo (la masa de idiotas- tu masa de idiotas).
Solo hay que ver lo que le ha pasado a todo aquel que ha dado una opinión en sentido contrario. El fusilamiento es total.

10- Por último nunca te olvides que debes decir que trabajas para tu pueblo, no para tí. Esto, además, te servirá para conocer qué idiotas han dejado de serlo, pues aquellos que se den cuenta de tu juego habrán dejado de pensar con el corazón y lo harán con la cabeza. En ese caso no se te olvide aplicar el punto nueve.
uis... me remitiré a mi comentario en el punto 8.

La verdad es que quitando el punto 5 (aunque quizá me equivoque) todos se han cumplido a rajatabla. Cada uno que piense lo que quiera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada